¿Qué es Ambientes Vivos?

Ambientes Vivos es un proyecto de ciencia ciudadana para explorar los niveles de luminosidad y ruido en los ambientes escolares.

Fue creado en el marco de la Especialización en Educación en Ciencias de la Universidad de San Andrés, diseñado y programado por Cristián Rizzi Iribarren. El proyecto cuenta además con una app que permite realizar los registros de luminosidad y ruido.

La ciencia ciudadana es la colaboración de las personas comunes en la investigación científica aprovechando la ubicuidad y disponibilidad de las herramientas digitales tales como plataformas y aplicaciones móviles.

Objetivos del proyecto

  • Que docentes y personas interesadas utilicen una app en un dispositivo móvil para relevar datos significativos en sus entornos de aprendizaje.
  • Promover el intercambio de datos y experiencias entre docentes para construir redes colaborativas de aprendizaje.
  • Fomentar aprendizajes significativos acerca de las condiciones de aprendizaje de nuestros ambientes escolares en el marco de la Ciencia Ciudadana.
  • Experimentar la importancia de la Ciencia para el abordaje de problemas de relevancia social
  • Conocer la importancia de la buena iluminación en los aulas y del bajo nivel de ruido.
  • Analizar datos para caracterizar y evaluar nuestros ambientes de aprendizaje.

Metodología de trabajo

  • Los docentes y/o personas interesadas relevan el nivel de luminosidad y de ruido en los distintos espacios de aprendizaje (aulas, patio, etc.) utilizando una aplicación móvil.
  • A partir de la colaboración entre docentes se genera un mapa de luz y de ruido donde cada participante puede ver su contribución al mismo de forma geolocalizada.
  • Guía rápida de participación: Clic acá para acceder a la guía.

Relevancia del objeto de análisis

  • La luz ambiental en edificios escolares ha sido tema de interés durante muchos años, ya que la exposición a la luz natural está asociada con la mejora del rendimiento de los estudiantes (Wu W., Ng E., 2003). Niveles elevados de luz exterior están vinculados causalmente con menores tasas de miopía. (Cohen, Y., Iribarren, R., et al., 2022)
  • La contaminación acústica, un problema global, afecta profundamente la calidad de vida de las personas. La Organización Mundial de la Salud establece que el nivel de ruido debe mantenerse por debajo de 65 decibeles para asegurar la salud y el bienestar. En algunas ciudades, los niveles de ruido en el área central pueden llegar a alcanzar entre 90 y 100 decibeles, afectando no solo la audición, sino también la calidad ambiental, la salud y la productividad de los habitantes.
  • La medición de los niveles de luz y ruido en los ambientes educativos puede ayudarnos a tomar decisiones que tengan impacto directo sobre el nivel de aprendizaje y el bienestar escolar en general. Ambientes Vivos ofrece una app para realizar estas mediciones y un sitio web donde ver y analizar los datos registrados.

Bibliografía

  • Cohen, Y., Iribarren, R., et al. (2022). Light Intensity in Nursery Schools: A Possible Factor in Refractive Development. [Intensidad de Luz en Escuelas Infantiles: Un Posible Factor en el Desarrollo de la Miopía]. The Asia-Pacific Journal of Ophthalmology, 11(1), 66-71.
  • Sala, E. y Rantala, L., et al. (2016). Acoustics and activity noise in school classrooms in Finland. [Acústica y ruido en las aulas de escuelas en Finlandia]. Applied Acoustics, 114(1), 252-259.